viernes, 6 de marzo de 2015

No sonrías que me enamoro de Blue Jeans

Título: No sonrías que me enamoro
Título original: No sonrías que me enamoro
Saga: El club de los incomprendidos (2/3)
Autor: Blue Jeans
Editorial: Planeta
Páginas: 479









Sinopsis
Hasta hace unos meses, Eli, Valeria, Bruno, Raúl, María y Ester formaban El Club de los Incomprendidos. Cada uno con su personalidad y su carácter, eran los mejores amigos del mundo. Se conocieron dos años atrás en el instituto, y el haber pasado por similares y dolorosas circunstancias les acercó. Pero ahora, superados sus caminos: celos, dudas, amores secretos, relaciones complicadas con los padres… y el club no pasa por su mejor momento. Además, aparecerán otras personas en el camino que influirán en sus decisiones.
Una lectura mágica que nos hará reír, llorar, soñar, volar y, sobre todo, creer que el AMOR siempre puede con todo.


Autor
Francisco de Paula Fernández es el autor de la serie de libros Canciones para Paula, que escribe bajo el seudónimo de Blue Jeans. Nació en Sevilla, España. Estudió en los Salesianos y luego en el instituto Maese Rodrigo. Cuando terminó hizo un año de Derecho en la Facultad de Sevilla. No era su vocación y decidió emprender la aventura de cambiar de carrera y de ciudad. Con 18 años viajó a Madrid y estudió Periodismo en la Universidad Europea. Siempre ha disfrutado de la escritura y su lenguaje llega a los adolescentes por ser actual, fresco y dinámico. Canciones para Paula fue su primera novela publicada, y que comenzó como una historia que cientos de lectores seguían a través de diferentes redes sociales en Internet. 




Opinión (puede contener spoilers de su primera parte)
Si bien hace apenas días os traje la reseña de ¡Buenos días, princesa!, primera parte de la trilogía o saga (el diario de Meri no sé ya si es cuarta parte o simplemente companion de la misma), hoy os traigo la de su segunda parte y es que si por algo se caracteriza la pluma de Blue Jeans es por su enganche, sus ganas de más, es como... la droga, nunca es suficiente y no sabes cuando parar (creo que voy a terminar metiéndome todas sus novelas de golpe y porrazo). Pero a lo que iba, tras el final de infarto de su primera parte, No sonrías que me enamoro no ha estado a la altura a pesar de, repito, el enganche que provoca.
Han pasado cuatro meses desde que El club de los incomprendidos se desmoronase por todas partes: María al final no se ha ido con su padre a vivir a Barcelona, Valeria y Raúl siguen juntos pero con sus continuas peleas, Bruno y Ester se han hecho inseparables tras los problemas de la segunda con Rodrigo, su ex-entrenador de balonmano, pero a su vez se han alejado de la que era su mejor amiga, la pelirroja, y de la parejita de enamorados. Por otra parte, Elísabet prácticamente ha desaparecido del mapa tras planteársenos sus problemas psicológicos y ha aparecido de la nada una nueva incomprendida, o quizá, no ha aparecido tan de la nada.
Como veis, han pasado muchas cosas desde que Blue Jeans nos contara quién era esa Alicia de la que Elísabet tanto hablaba, y esta trama, para mí en parte la más importante, se diluye por el camino. Eli, a pesar de ser mi personaje más odiado, junto a algunos secundarios, era el que daba juego, miga y chicha a la historia adolescente, y aunque sigue apareciendo, pues el fantasma de esta nunca desaparece ni creo que desaparezca en un futuro, le han faltado apariciones. A su vez, han aumentado las historias de los demás, quizá ya no hay tanto Raúl/Valeria en el asunto, pero sus momentos son... cansinos. Todos parecen iguales, muy muy felices y de repente, pum, pasa algo malo, casi siempre (por no decir siempre) ocasionado por le chico. Raúl macho, aprende de tus errores de una maldita vez, que tú eres el mayorcito del grupo. Agradezco que el autor haya dado más momentos a los incomprendidos más incomprendidos de todos, pero me temo que esto no se repita en la tercera parte, me lo temo mucho. Porque estos tres casi tienen sus finales felices, y no me gustaría nada que se desmoronaran en la última parte de la saga.
A su vez aplaudo la aparición del nuevo personaje que es Alba. Y es que es un personaje que Blue mete en la historia por la puerta grande. Es un personaje en cuya primera aparición nos descuadra, pues no sabemos que es ella hasta más adelante en la trama, pero que al final nos demuestra, a pesar de su oscuro pasado, que es leal a los incomprendidos, que no es mala persona y que es precisamente como Blue Jeans nos la presenta, alegre y buena, todo un cielo.
Como os habéis podido ir dando cuenta la balanza final en cuanto a mi opinión de la historia va cabeceando y es que me ha gustado y no a la vez (creo que esta opinión es una que siempre repito en reseñas de libros que me han gustado pero que no me han enamorado). Es una historia que si, nos muestra como es la adolescencia muy bien, esa edad del pavo en la que no sabes lo que quieres, ni cuándo lo quieres, ni nada, pero que a su vez cae mucho en la coincidencia, en lo casual, situaciones que en la vida cotidiana pasan, pero en un porcentaje minúsculo, y el autor, aquí sobre todo, a pesar de que ya aparecía en ¡Buenos días, princesa! lo explota en demasía. 
Aun así, a esos que os gustó la primera parte, os recomiendo esta segunda, pues no deja de ser una buena continuación, aunque puede que no todo lo que yo me esperaba de ella. Además, ¿os imagináis cómo ha sido el final no? Para coger de golpe el tercer volumen y no soltarlo.
Puntuación: 3.5/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada