sábado, 6 de septiembre de 2014

Series: True Blood + Young & Hungry

Dos series terminadas la semana pasada; una de ellas la gran revelación y la otra una despedida muy muy amarga.


True Blood o Sangre fresca, como se llama aquí en España, es una serie de vampiros, género más que manido los últimos años, de la más que reconocida cadena HBO, cadena que este año me ha dado la alegría con True Detective, pero que me la ha quitado con la última temporada de esta serie. La comencé en su día, cuando emitieron el piloto hace como seis años, pero por unas o por otras siempre la acababa abandonando y no precisamente porque no me gustara, que lo hacía y mucho. Razón por la que, al intentar retomarla tantas veces, me sepa la primera temporada de memoria. Tras hacerme un maratón veraniego con las seis temporadas que formaban la serie hasta ese momento, conseguí llegar al estreno de la séptimo y última. Sin duda si me hubieran preguntado hasta la sexta la hubiera recomendado, ahora, no lo hago. 
La protagonista, Sookie (interpretada por mi amada Anna Paquin) tiene sus constantes idas y venidas con unos y con otros durante todos los capítulos, que si Bill, que si Eric, luego Alcide, y otros tantos tonteos y escarceos más. Es un personaje al que de por sí se le coge manía, y más de uno hemos querido tirarla a la hoguera. Con Bill, el segundo protagonista en cierto modo, empieza siendo adorable y pasa a ser un completo gili****. En esta última temporada esa gilipollez que desbordaban ambos protagonistas se resuelve en cierta medida, pero por todo lo demás, en mi más sincera opinión, apesta.
En las temporadas anteriores nos hemos encontrado con un enemigo al que había que hacer frente en los 12 o 10 episodios, pero esta, al ser la última, no tiene un enemigo, la serie se dedica a cerrar tramas y a resolver los problemas personales de los personajes, además de cargarse a otros a diestro y siniestro sin sentido aparente. Sufrimos muertes en este final para mí innecesarias y nada merecidas (nunca se debe matar a un personaje relevante en offscreen, me parece vergonzoso). Ademásde capítulos del más puro y bonito relleno con personajes a los que hacía capítulos y más capítulos que no se los veía y que si bien no los dabas por muertos, tampoco los echabas de menos. Vamos, que para mí, esta última temporada se ha cargado una de mis series favoritas del género, que destacaba por su rapidez, su ironía en determinados momentos, pero sobre todo, por la cantidad de sangre y sexo que aparecían.
Puntuación: 6/10


La gente que me conoce sabe que las comedias en serie no son mis géneros favoritos, pero oh dios mío, Young & Hungry ha sabido cautivarme desde el primer episodio, lástima de brevedad de primera temporada (cruzo los dedos porque la renueven, de verdad lo merece),
En Young & Hungry seguimos las andadas de una bloggera de cocina joven, interpretada por la conocida actriz de Hannah Montana Emily Osment, que consigue el trabajo de su vida junto a Josh, un chico joven de casi treinta años multimillonario. Tras un tropiezo el primer día de trabajo (se acaban acostando juntos) a esta pareja de jefe/cocinera tendrá sus idas y venidas y sus momento más que hilarantes, con ayuda también de la compañera de piso de ella y los otros dos trabajadores de Josh.
Creo que cada capítulo de esta serie podría definirse como una mezcla entre diversión y drama. Te ríes un montón con los diálogos, pero hay situaciones que te tocan la fibra sensible, uno de ellos sin duda es el del capítulo final. A Gabi como gran protagonista se le une Sofía, su compañera de piso, Yolanda, el ama de llaves y mujer de la limpieza de Josh y Elliot, su relaciones públicas gay, con el que me he reído un montón, al que me han dado ganas de matar en más de una ocasión, pero al que al final he querido con locura.
El punto fuerte de Young & hungry para mí ha sido el no alargar la historia por alargarla, la temporada ha sido breve, si, pero aun así genial e increíble. Además de unos grandes protagonistas, pero unos mejores secundarios si cabe. Sé que hay gente que no ha querido verla por ser el papel protagonista de Emily Osment, debido sin duda a los prejuicios por aparecer en Hannah Montana, pero por favor, aparcadlos y dadle una oportunidad a esta increíble comedia.
Puntuación: 8/10

3 comentarios:

  1. Hola:

    The Java Jones Blog te a nominado a los PREMIOS DARDO.

    Acá puedes ver la entrada.
    http://thejavajones.blogspot.com/2014/09/hola-todas-hace-algunos-dias-recibi-la.html

    Felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Young and Hungry no me llama pero en su momento sí seguí True Blood, me quedé en la cuarta o quinta si no recuerdo mal, justamente por lo que dices. El relleno. Cuando una serie tiene éxito, entiendo que tienen que mantener a los espectadores en vilo y pegados a la pantalla y que tienen que crear tramas nuevas, pero cada trama me parecía más absurda y repetitiva que la anterior. Sin contar con los líos amorosos que hay de por medio. Porque vamos a ver, qué personaje masculino no se ha tirado a Sookie ya...
    En fin, no creo que la retome porque mehhhhhhh
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. True Blood tiene mucho relleno y a medida que avanza decae, por eso creo que sus últimas temporadas no merecen la pena. Una lástima

      Eliminar